1

Conversar cuando trabajamos y jugamos

Conversar cuando trabajamos y jugamos 

Padres frustrados me dicen que no tienen tiempo para tener pláticas largas y significativas con sus hijos. Siempre hay trabajo en casa y afuera que se tiene que hacer. Los niños están involucrados en actividades que los ocupan. Las vidas son muy ocupadas.

This post in English: http://wp.me/p7rdLc-2X

Un recuerdo

Recuerdo los tiempos que pasaba con mi papá. Él era un contratista muy ocupado. Siempre estaba trabajando. Pero, como no tenía hijo, solo hijas, me eligió para ser su ayudante. Yo sostenía la lámpara sobre el motor cuando estaba reparando su camión. Le alcanzaba las herramientas que pedía o le ayudaba a pintar para mantener el equipo en buenas condiciones. Durante esos tiempos, hablábamos.

Aprendí de su pasado y de sus sueños para el futuro. Me decía de los sueños que tenía para mí, de las cualidades que veía en mí, y de las razones por cuales él quería que me educara. Platicábamos de la familia, de los eventos actuales en las noticias, y de muchas otras cosas que ya he olvidado. Sí recuerdo que ese tiempo era especial porque era nuestro tiempo para conectar.

 

Platicando informalmente

Hablando con sus hijos no tiene que ser algo que se planea. Pueden hablar cuando están limpiando la cocina después de comer. Pueden conversar cuando andan en el carro o cuando están jalando las malas hierbas en el jardín. No importa el deber que están haciendo, lo pueden hacer con sus hijos y pueden usar ese tiempo para hablar.

Algunos padres me han dicho que se llevan a sus hijos mayores cuando toman una caminata o cuando van al gimnasio. Otros apagan la tele de vez en cuando y sacan un juego de mesa. Unas familias salen a comer pizza o helado para celebrar después de que completan una tarea difícil, como limpiar el garaje.

La vida cotidiana nos presenta oportunidades de trabajar y jugar juntos. Las conversaciones que ocurren en estos tiempos informales podrían ser las conversaciones que sus hijos recordarán más. Lo más importante es de usar estos tiempos cotidianos para conocerse mejor y para profundizar las relaciones con sus hijos. Este conocimiento los preparará para los tiempos cuando la comunicación será más crítica, cuando ocurran problemas. Habiendo edificado una base fuerte de comprensión y confianza, la comunicación en los tiempos difíciles será más eficaz.

Disfruten de los tiempos de trabajo y de juego juntos lo más que puedan.

Con amor y afecto,

Rosemarie

Copyright © 2018 by GenParenting